Fragilidad e Insuficiencia cardíaca

Autores: Hernán Calvo-Muñoz MD. Internista- Cardiólogo. Máster en Insuficiencia cardiaca, UIMP, España. Miembro de la SCC, SEC y ESC. Grupo de Insuficiencia cardiaca y trasplante en Clínica de la Costa, Barranquilla, Colombia. Profesor U. Simón Bolívar y U. Libre de Colombia. Mail: drcalvocardiologo@gmail.com

María Auxiliadora Ospino- Rodríguez MD. Médico de la Universidad Metropolitana. Residente de Medicina Interna. Universidad Simón Bolívar- Clínica de la Costa, Barranquilla, Colombia.

La fragilidad es un síndrome caracterizado por una disminución de la función y la reserva de múltiples sistemas fisiológicos, resultando en una mayor sensibilidad y vulnerabilidad a resultados adversos (1)

La fragilidad y la insuficiencia cardiaca (IC), suelen coexistir, ya que comparten anomalías fisiopatológicas predisponentes, incluida una alta carga de comorbilidades, envejecimiento y hospitalizaciones. Esta asociación, a su vez, está relacionada con la edad, de modo que tiene peores resultados clínicos y un alto impacto en hospitalizaciones por IC (2)

La IC acelera la disminución de la masa muscular asociada con el envejecimiento y/o acumulación de tejido adiposo, lo que conduce a tasas más altas de obesidad sarcopénica comparadas con el envejecimiento solo. También se asocia con una composición anormal del músculo (altos niveles de tejido adiposo intermuscular) lo que contribuye a una reducción de la capacidad del ejercicio y fatigabilidad, que junto con la hipoperfusión, conduce a anomalías funcionales en otros órganos, disminuyendo las reservas fisiológicas y predisponiendo a un estado de mayor vulnerabilidad (2)

La prevalencia de fragilidad entre los pacientes ambulatorios con IC varia de 19-52% según el fenotipo de fragilidad Fried (herramienta más validada y utilizada para evaluar fragilidad). Entre subtipos de IC, la prevalencia es mayor en los pacientes con FEVI preservada, con hasta un 60-90% de los pacientes identificados como frágiles. Entre los hospitalizados con IC, la carga de pacientes es mayor del 56-76%, no existiendo superioridad en pacientes con FEVI preservada frente a reducida (3)

El valor pronóstico de la fragilidad también se ha demostrado en pacientes hospitalizados con descompensaciones agudas de IC. En la corte FRAIL-HF, la fragilidad se asoció con mayor riesgo de reingresos y mortalidad al año (4)

Las herramientas más utilizadas para evaluar la fragilidad son los modelos de fenotipo de Fried y el modelo de Rockwood. El modelo de Fried, se ha convertido en el más utilizado y recomendado al incluir solo 5 dominios para la estimación de la fragilidad, comparada con el modelo de Rockwood que incluye de 30 a 120 ítems (5)

El tratamiento de los pacientes frágiles con IC requiere un cambio en el manejo actual de la enfermedad, un enfoque más integral, abordando el impacto sistémico y el riesgo asociado con la fragilidad en la IC. Debemos impactar sobre los déficits en los dominios médico, físico, emocional, socioambiental y cognitivo.

Este enfoque integral sugiere intervenciones novedosas, para mejorar los resultados clínicos, funcionales y que sean notificados por el paciente. Entre estas intervenciones se encuentra el ejercicio y la rehabilitación física que mejoran la capacidad al ejercicio y la calidad de vida del paciente; sin embargo, el mantenimiento de estos regímenes de entrenamiento pueden ser un desafío en pacientes mayores, debido a las bajas tasas de participación en los programas actuales de rehabilitación cardiaca (6)

Son útiles estrategias dietéticas y nutricionales, debido a que estos pacientes tienen mayor riesgo de deficiencias nutricionales, secundarias a su saciedad precoz, alteración del sentido del olfato y gusto, náuseas, depresión, restricción dietética. El estudio PICNIC demostró una reducción significativa de la mortalidad y del número de reingresos entre los pacientes desnutridos con IC al darles apoyo nutricional por 6 meses (7). También mejoraron los síntomas de IC, al igual que las limitaciones físicas y tasas de reingresos, al suministrar comidas bajas en sodio, nutricionalmente completas y entregadas en su domicilio, frente a la atención habitual al dar el alta hospitalaria (Estudio GOURMET HF) (8)

Se necesitan más estudios que determinen si la restricción de calorías y el estimular la pérdida de peso a largo plazo, en pacientes mayores y obesos con FEVI preservada, impactaría positivamente sobre la mejora del estado funcional.

 

Referencias bibliográficas

  1. Fried LP, Tangen CM, Walston J, et al. Frailty in older adults: evidence for a phenotype. J Gerontol A Biol Sci Med Sci 2001;56:M146–56.
  2. Ambarish Pandey, Dalane Kitzman, Gordon Reeves. Frailty Is Intertwined With Heart Failure. JACC: Heart Failure. Vol 7 No.12, 2019
  3. Sze S, Pellicori P, Zhang J, Weston J, Clark AL. Identification of frailty in chronic heart failure. J Am Coll Cardiol HF 2019; 7:291–302.
  4. Vidan MT, Blaya-Novakova V, Sanchez E, Ortiz J, Serra-Rexach JA, Bueno H. Prevalence and prognostic impact of frailty and its components in non-dependent elderly patients with heart failure. Eur J Heart Fail 2016; 18:869–75.
  5. Rockwood K, Song X, MacKnight C, et al. A global clinical measure of fitness and frailty in elderly people. CMAJ 2005; 173:489–95.
  6. Reeves GR, Whellan DJ, Duncan P, et al. Rehabilitation Therapy in Older Acute Heart Failure Patients (REHAB-HF) trial: design and rationale. Am Heart J 2017; 185:130–9.
  7. Bonilla-Palomas JL, Gamez-Lopez AL, Castillo-Dominguez JC, et al. Nutritional intervention in malnourished hospitalized patients with heart failure. Arch Med Res 2016; 47:535–40.
  8. Hummel SL, Karmally W, Gillespie BW, et al. Home-delivered meals postdischarge from heart failure hospitalization. Circ Heart Fail 2018;11:e004886.

Contáctenos

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Teléfono

    Ciudad

    Empresa

    Mensaje

    Abrir el chat