NUTRICIONISTA DIETISTA: EL PROFESIONAL IDÓNEO PARA HABLAR DE NUTRICIÓN

De 4 a 5 años de estudio de pregrado debe cursar un individuo para titularse como profesional en nutrición y dietética en Colombia. No obstante, quienes hacen recomendaciones en alimentación y nutrición y son seguidas multitudinariamente en los medios digitales son personas que nunca se han formado profesionalmente.

Por: Kelly Tovar Peña, ND GNCV.

Leany Blandón, ND GNCV.

Mónica A. Forero B., ND GNCV.

A propósito de la conmemoración del día del Nutricionista en Latinoamérica, el cual se celebra desde 1974, en honor a quien se considera el padre de la nutrición, Pedro Escudero, es oportuno hacer un llamado de atención a la comunidad para que busque orientación y guía en quienes se han formado para ello.

En Colombia, la formación del Nutricionista Dietista inició en la década de los 50 con la creación de la Escuela de Dietistas de la Universidad Javeriana. Actualmente el país cuenta con 14 los programas de nutrición y dietética, reunidos en la Asociación Colombiana de Facultades de Nutrición y Dietética –  ACOFANUD.

Son múltiples las competencias y áreas de trabajo desde las que el profesional de la nutrición puede contribuir a la sociedad: nutrición humana, ciencia y tecnología de los alimentos, gerencia de servicios de alimentación, nutrición clínica del adulto, nutrición clínica pediátrica, nutrición pública, nutrición y deporte, nutrición y mercadeo. Los retos del crecimiento profesional y de las realidades del mercado han generado nuevos escenarios de formación complementaria de posgrados y maestrías para ampliar conocimientos y profundizar en los mismos.

la revisión científica, artículo tras artículo, demuestra el papel fundamental que desempeña la nutrición en la aparición, desarrollo, prevención y/o tratamiento de múltiples enfermedades como la obesidad, riesgo cardiovascular y algunos tipos de cáncer, entre otros.

Con estos antecedentes y la amplia divulgación en la sociedad sobre  el papel preponderante que desempeña la nutrición balanceada en la preservación de la salud, nos preguntamos ¿por qué un individuo prefiere creer en lo que le manifiesta un bloguero, un youtuber, un artista, una modelo o un vendedor de productos de multinivel, si ellos carecen de conocimientos técnicos y científicos en anatomía, biología, bioquímica, fisiología, microbiología, entre otros indispensables para entender el complejo mundo del metabolismo de los alimentos y sus nutrientes?. Y frente a este interrogante surge otro para nosotros como profesionales de la nutrición: ¿será que carecemos de liderazgo y nos hemos dejado de ganar un escenario que nos corresponde?, ¿quizá no nos preparamos sobre técnicas de comunicación? ¿no nos enseñaron a ser emprendedores?

La realidad es que el profesional de la nutrición, por su formación, debe convertirse en el líder social de una alimentación orientada al aprendizaje, a las buenas elecciones, a la educación con los alimentos y a responder los miles de dudas que surgen todos los días en los entornos donde las personas deciden con qué, cuándo y cómo se alimentan.

Si bien para los interrogantes planteados no hay respuestas únicas o definitivas, también es verdad que el rol del Nutricionista en nuestra sociedad es mucho más fuerte que hace algunos años atrás. Todavía recuerdo algunas historias que yo misma presencié cuando me desempeñé en la nutrición clínica.  Algunos médicos pensaban que la única labor que podía desempeñar en el hospital era la de cuantificar la cantidad de arepa, papa, arroz, o plátano le dejaba o le quitaba en la dieta a un paciente.

Hoy soy testigo de cómo muchos de nuestros han ganado espacios para posicionar la profesión con el diseño y desarrollo de estrategias educativas y de información,  con la estructuración y empoderamiento de complejos  equipos de trabajo,  entre los que se destacan los de soporte metabólico y nutricional,  de servicios de alimentación, nutricionistas comunitarios líderes en programas de alimentación escolares o de adultos mayores y también grupos de promotores de suplementos o complementos nutricionales.

Podemos decir con claridad que los nutricionistas dietistas, dentro de las profesiones de la salud, somos una pieza clave para promover estilos de vida orientados a la preservación de la salud y de la vida, pero también para controlar factores de riesgo desde una alimentación bien elegida, así como para asegurar tratamiento y la rehabilitación.

Desde el Grupo de Nutrición Cardiovascular de la Sociedad Colombiana de Cardiología queremos seguir consolidando la visibilidad y empoderamiento del profesional de la nutrición en la conmemoración del Día del Nutricionista Dietista. Somos conscientes que hay mucho terreno por abonar, pero aceptamos el reto de orientar, liderar, crear, controvertir y aportar para fortalecer intensamente nuestro quehacer profesional.

Feliz Día del Nutricionista Dietista 2020.

—-

  1. ACONFANUD. CEP. Perfil y Competencias Profesionales del Nutricionista Dietista en Colombia. 2013.
  2. Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud.2004
  3. Salt reduction.2020.
  4. Espitia, O. L. P. (2014). Escenarios de desarrollo de habilidades de liderazgo para el nutricionista-dietista. Rev Esp Nutr Comunitaria, 20(1), 29-34.
  5. Almeida, K. M. D. (2013). Condições físico-funcionais e higienicossanitárias das unidades de alimentação e nutrição de escolas da região Centro-Oeste, Brasil.

Contáctenos

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Teléfono

    Ciudad

    Empresa

    Mensaje

    Abrir el chat